Siempre quise tocar la guitarra o la batería. Pensaba que me hincharía a follar durante toda mi vida si era capaz de tocar un par de canciones decentemente. Algo así como un imán. Me imaginaba guitarra sobre muslo con cara de profundo y arrancándome con, por ejemplo,...